Otra vez quiero dirigirme a todos vosotros: residentes, servicios técnicos, médicos, enfermeras, asistentes sociales, supervisoras…y a todas las auxiliares, mantenimiento etc.

Como todos sabemos estamos pasando por este terrible estado de coronavirus que se ha convertido en una pandemia mundial como nunca se ha visto. Llevamos ya unas cuantas semanas en estado de confinamiento y quiero daros la enhorabuena por el perfecto comportamiento que todos, como mejor podéis, estáis teniendo.

Quiero que todos os deis cuenta que los cambios que ha habido que hacer respecto al trabajo de todos los empleados han sido muy grandes. Daros cuenta que desde nuestra directora,asistentes,supervisoras… llevan a cabo junto con las auxiliares la tarea de lo que es servir habitación por habitación : desayunos, comidas, meriendas, cenas… ¡y a todos!

No me quiero dejar pasar el trabajo de Susana, nuestra psicóloga, visitando y cuidando a todo el que lo necesita. Otra labor muy importante es la de nuestros fisios: Adrián, Leticia y su ayudante Alicia. Ellos junto con la terapeuta Almudena hacen ejercicios con todos: andar por los pasillos, movimientos de piernas, brazos..y el resto del cuerpo… para que estemos en forma. No me olvido de nuestro fisio Carlos, que no puede estar por ahora.

Felicitaciones para los cocineros,lavanderas y servicio de limpieza, que uno por uno nos preparan las comidas, nos lavan la ropa y nos mantienen todo limpio hora tras hora.

No creo olvidarme de nada ni de nadie, cosa que si es así pido disculpas.

Para terminar con este escrito, quiero pedir a todos que demos las gracias por lo que están haciendo y, aplaudir más y más al ejercito, que nos visita todos los días y del que tuvimos el honor de recibir, el pasado 17 de abril, a uno de los mandos oficiales, el teniente coronel, al que quiero dar las gracias.

Todos nosotros, residentes y personal del centro nos hemos vuelto más amigos, más unidos dentro del mal de esta pandemia.

También quiero dar el pésame a los familiares que han sufrido alguna pérdida.

Acordaos todos de la gran suerte que tenemos en este centro, residencia, con la directora Cristina y hasta con el último de los empleados, formidables y responsables.

Por mi parte solo mandar un fuerte abrazo y todo mi agradecimiento.

FDO: Agustín Vidarte Rodriguez.

P.D. ¡RESISTIREMOS!